Información

Tres tazas de tinto recién preparado, cuatro mojicones de La Gogo, una hamaca, dos sillones y tres personas en un segundo piso de madera donde se respira el arte que emana su dueño con cada maravilla a la que da vida. Este fue el ambiente propicio y los ingredientes necesarios para dar origen a uno de los más bellos, tranquilos y acogedores bares de Ibagué, "VINOTINTO CAFÉ-BAR". Este sitio logró fusionar el espíritu de un artista plástico, el maestro León Pereañez, quien gracias a su propuesta estética, lo inundó de pequeños detalles que cautivan y entretienen la curiosidad de los clientes; y la estratégica mentalidad organizativa y negociante de María Cristina Castaño, egresada del SENA, del área de Gestión para la creación de empresas, cuyas iniciativas materializaron todas las ideas.